Lesión de la médula espinal: manejo de los medicamentos

Por lo general, el tratamiento para la lesión de la médula espinal incluye medicamentos. Ayudan a aliviar los síntomas o a prevenir infecciones. También ayudan a mejorar su salud. Para que los medicamentos surtan el efecto deseado, deben administrarse siguiendo las indicaciones. Esto puede resultarle difícil mientras trata de coordinar todas las demás cosas en las que debe concentrarse, pero es importante que lo haga. Si los medicamentos no se usan correctamente, es posible que no sirvan. Incluso pueden ser dañinos para la salud. Para protegerse, aprenda todo lo que pueda acerca de sus medicamentos y cómo administrárselos de forma segura.

Adminístrese los medicamentos a tiempo y exactamente como le indiquen.

Cambios en su cuerpo

Después de una lesión de la médula espinal ocurren cambios importantes en su cuerpo. Entre ellos está la manera en la que el organismo absorbe los medicamentos. Si estaba usando medicamentos, hierbas medicinales o vitaminas antes de la lesión, el efecto de estos productos puede ser diferente después de la lesión. Y es posible que tenga un mayor riesgo que antes de sufrir efectos secundarios y de interacción entre medicamentos. Asegúrese de informar a sus proveedores de atención médica todos los medicamentos que usa. No olvide mencionar los medicamentos de venta libre, además de los recetados. También incluya hierbas medicinales, vitaminas y otros suplementos. Así contribuirá a estar seguro y saludable.  

Consejos para manejar los medicamentos

Su médico u otros miembros de su equipo de atención médica pueden ayudarlo a crear un plan de medicamentos. Siga este plan para asegurarse de que está usando sus medicamentos de la forma más eficaz y segura. Además, haga lo siguiente:

  • Sepa qué medicamentos debe usar y cómo debe administrárselos. Consulte con su médico, enfermero o farmacéutico antes de administrarse un nuevo medicamento. Averigüe para qué es el medicamento. Pregunte sobre los efectos secundarios. Pregunte si es necesario tomar medidas de seguridad mientras tenga que usarlos. También es posible que tenga instrucciones especiales. Por ejemplo, si debe tomarse con la comida o con el estómago vacío, o si no debe tomarse junto con otros medicamentos.

  • No deje de administrarse ningún medicamento sin consultar con su médico. Si cree que un medicamento no lo está ayudando o que ya no lo necesita, consulte primero con su médico o con un miembro del personal de enfermería. Dejar un medicamento de repente puede causarle problemas. Su médico debe saber cuáles son los medicamentos que usted está o no está usando.

  • Informe al médico de los problemas que tenga. Avise si tiene efectos secundarios o síntomas preocupantes después de empezar a usar los medicamentos. Podría cambiarle la dosis o el tipo de medicamentos que usa.

  • Obtenga los medicamentos en la formulación más adecuada para usted. Los medicamentos no vienen solamente en pastillas, sino también en muchos otras formulaciones diferentes. Por ejemplo, si tiene dificultad para tragar, algunos medicamentos pueden administrarse en forma de líquido, gotas o parches. Si tiene problemas con algún medicamento, avise al médico. No triture ni rompa un medicamento sin consultar primero con su médico o farmacéutico.

  • Haga una lista de los medicamentos que está usando. Esto puede ser necesario en caso de una emergencia. Incluya los nombres, las dosis y la hora a la que se administra cada medicamento. Lleve consigo esta lista a todas sus visitas médicas u hospitalizaciones. Dé una copia a sus cuidadores y familiares.

  • Compre los medicamentos de todas sus recetas en la misma farmacia. Así todo su historial farmacéutico estará en un solo sitio. También será más fácil detectar la posibilidad de interacciones peligrosas entre medicamentos.

  • Podría serle útil tener un pastillero para ayudarlo a recordar los medicamentos que debe administrarse diariamente. Consiga uno que tenga compartimientos identificados para cada día de la semana. Llénelo cada semana para toda la semana.

  • Cuide sus medicamentos. Guárdelos según le hayan indicado. Además, no conserve indefinidamente los medicamentos sobrantes. Deséchelos de forma adecuada cuando pase la fecha de vencimiento.

© 2000-2021 The StayWell Company, LLC. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.